El cuidado de las botas de serraje, ante o nobuk

Si este año te han traído los Reyes Magos unos zapatos o botas de serraje, ante o nobuk, queremos ayudarte a que los mantengas siempre como el primer día con unos sencillos cuidados de limpieza.

Como ya sabrás, el nobuk, el ante y el serraje son pieles con aspecto suave y aterciopelado. Por ello, tenemos que tener mucha precaución con estos tipos de materiales para evitar manchas y que con el tiempo se estropeen y deterioren, tanto su aspecto físico como su resistencia.

Y es que, la piel es un material poroso y si el agua que absorbe permanece mucho tiempo en su interior, es muy normal que llegue a endurecerse e incluso resquebrajarse. Esto mismo le sucede al ante, al serraje y al nobuk, por lo que hay que recurrir a unos cuidados de mantenimiento y limpieza especiales.

Es importante que utilicemos para este tipo de calzado productos que no sean hidratantes y no humectan en exceso la superficie de la piel, cuidandola y limpiándola perfectamente. Podemos usar un cepillo para zapatos de ante, que presenta unas cerdas duras y algunos de ellos cuentan en la parte central con cerdas metálicas para una limpieza más profunda. Debemos utilizar el cepillo con cuidado y ejercer la fuerza necesaria para evitar que el tejido llegue a estropearse.

También, podemos recurrir a aerosoles para zapatos y una goma quitamanchas para manchas puntuales en ante, serraje y nobuk.

Comenzaremos haciendo una limpieza general, cepillando toda la superficie del calzado y eliminaremos el polvo y la suciedad que están en la superficie. A la hora de frotar, debemos hacerlo muy suave y algo importante, siempre en la misma dirección. Después, podremos rociar el tejido con el aerosol limpiador de zapatos, y una vez que se seque, volveremos a cepillar el zapato y estará completamente limpio.

Con estos cuidados tan sencillo, podremos mantener siempre perfecto nuestro calzado y alargar su vida durante mucho más tiempo.