El cuidado de tus botas de equitación

El cuidado y la limpieza de las botas de equitación son fundamentales para conseguir alargar la vida útil de nuestras botas. Y es que no hay mejor secreto para que nos duren muchos años que mantenerlas limpias y bien engrasadas. Por ello, hoy en el blog de Botas Nieves Calero te daremos algunas pautas para que mantengas tus botas de hípica como el primer día.

Si has optado por unas botas de piel, es muy importante que no las guardes sin limpiarlas después de haberlas usado. Debes saber que el sudor del caballo desprende una serie de sustancias que dañan la piel de las botas, por lo que debemos limpiarlas con un trapo para eliminar la suciedad del polvo, y después usar la crema para botas o el jabón líquido.

Una vez que la bota esté completamente seca, podremos aplicar la crema o grasa. De este modo, conseguiremos aportarle los nutrientes que necesita para su correcta conservación y flexibilidad, y haremos especial hincapié en aquellas zonas que estén más en contacto con el caballo y contengan costuras o cremalleras. Por último, podremos pulir la superficie del cuero para conseguir el brillo del primer día.

Recuerda que es muy importante que las botas permanezcan erguidas, por lo que podrás ayudarte de alguna horma que mantenga su forma.