Las pieles más frecuentes en la fabricación de calzado

En las últimas noticias te hemos hablado de los beneficios de utilizar un zapato de piel y de cómo diferenciar una piel auténtica de otra sintética. Pues siguiendo con esta temática, hoy queremos abordar las pieles más frecuentes que se utilizan en la elaboración el calzado.

PIEL VACUNA

Este tipo de piel se obtiene del ganado bovino y se caracteriza por ser gruesa, por lo que es muy frecuente obtener varias capas de piel. Es una piel muy resistente y transpirable, y resistente al desgaste.

Aquí encontramos también el box-calf, uno de los mejores tipos de piel, con un tacto suave y cierta rigidez. Además, tiene un patrón característico en el lado flor. Y sin duda, es una de las pieles más utilizadas para la elaboración de zapatos elegantes.

Por otro lado, gracias a su resistencia, es muy común en zapatos deportivos y de uso diario, y también se emplea en la fabricación de suelas.

PIEL DE CORDERO

La piel de cordero también es otra de las más usadas, y no solo en calzado sino también en otras prendas de vestir. Al ser un cuero muy ligero y delgado, es perfecto para forrar el interior del zapato. También resulta muy suave al tacto, siendo esta una de las características por las cuales podemos identificarlo.

Otra de las características que podemos destacar es que es resistente a los tratamientos con químicos para conseguir acabados especiales.

PIEL DE CIERVO

Podemos decir que las características principales de este tipo de piel es su gran elasticidad y suavidad. Se trata de una de las más flexibles y es capaz de ajustarse a la forma de cualquier pie. Por ello, esta piel es perfecta para quienes sufren de juanetes y otros problemas en los pies, ya que como se adapta a la forma, se reduce la presión y los puntos de dolor.

Como desventaja podemos destacar que son pieles muy delicadas para limpiarlas, por lo que precisa de utilizar productos adecuados.

PIEL DE CABRA

La piel de cabra destaca por su gran calidad y su estructura compacta. Además, tiene mucha flexibilidad y se utiliza en la industria de pieles finas y en la confección de productos de alto precio.

Dentro de la piel de cabra podemos distinguir dos tipos, tafilete (posee un grano fino) y dóngola (el grano es más grueso y es más brillante).

PIEL DE CERDO

La piel de cerdo se caracteriza por ser muy porosa, resistente y suave. De todas las anteriores, es la que posee menor calidad, pero es bastante duradera. Por ello, no es extraño que se utilice principalmente para el forro de los zapatos.