La limpieza correcta de las botas camperas

Una vez que termina la romería de El Rocío, es hora de limpiar los trajes y botos rocieros que nos han acompañado a lo largo de una semana. Si este año has estrenado tus botos camperos y aún no sabes muy bien cómo debes limpiarlos y guardarlos para que se conserven como el primer día, aquí te damos algunos consejos.

PASO 1

Lo primero que deberás hacer es limpiar los botos campero con un paño para retirar el polvo y la suciedad que se han acumulado en la superficie, o si lo prefieres, puedes optar por las toallitas húmedas. No te olvides de limpiar bien la suciedad de las costuras y de la suela, utiliza para ello un cepillo, ya verás que fácil te resulta.

PASO 2

Cuando hayas limpiado completamente el boto rociero, es el momento de engrasarlo. En el mercado encontrarás una gran variedad de productos para ello, nosotros te aconsejamos que utilices grasa de caballo con regularidad para mantener los botos bien hidratados y suaves. Y es el serraje son pieles que requieren ser engrasadas para que se adapten de una manera natural a los pies, ya que, si no lo haces, con el paso del tiempo se endurecerán y cuartearán.

PASO 3

Para que puedas conservar los botos como nuevos, te recomendamos guardarlos en su caja original, con alguna horma en su interior. De esta manera mantendrá evitarás que se deforme y permanecerá erguida.